miércoles, 19 de marzo de 2008
Linares enmudece en la noche del Martes Santo. Pocos minutos pasadas las nueve y media, siendo ya noche cerrada, la Plaza de San Juan Bosco enmudecía al ver a Nuestro Padre Jesús de la Humildad traspasando el umbral de la puerta de la parroquia salesiana de San Agustín.

Altos capiruchos, señal de silencio y concentración muestran sus nazarenos. Abriendo el cortejo, y llamando al silencio, la figura del muñidor. Detrás, su Vera Cruz de Guía. Sus imponentes nazarenos se disponen en la fila de manera creciente, siendo así los más veteranos los que están más próximos al paso. No pueden hablar. No pueden girarse a ver el paso. Penitencia. Humildad.

El recorrido de esta procesión de silencio se centra en la visita a sus dos anteriores y primitivas sedes canónicas: la parroquia y otrora convento de San Francisco y la parroquia de Santa María la Mayor.

Rachear y voz de capataz. Es lo único que se escucha al aproximarse el paso de misterio. Jesús se muestra meditando, esperando su destino. Le siguen decenas de personas devotas. Más atrás, la Señora de la Salud con mirada elevada al cielo.

Enhorabuena a la hermandad por su estación de penitencia en este año tan importante para ellos en el que se cumple el 450 Aniversario de sus Primeras Constituciones.


3 comentarios:

Oración dijo...

Vergonzoso ese capataz del Paso de Palio pegando unas voces totalmente fuera de lugar y rompiendo el silencio un propio miembro de la cofradia.

En fin....

Merovingio dijo...

Algo tendría que hacer para animar a los costaleros de un paso que llevaba 2 o 3 trabajaderas vacías. Desgraciadamente, no todas las hermandades pueden llevar sus pasos repletos de costaleros.

Saludos

oración dijo...

Independientemente a eso hay cosas que quedan totalmente fuera de lugar....

Publicar un comentario

Buscador

Archivo del blog

Con la tecnología de Blogger.