miércoles, 8 de abril de 2009
Hablar del Martes Santo linarense es hablar de silencio y humildad. Siendo ya noche cerrada, desde la parroquia de San Agustín hace su estación de penitencia la hermandad más antigua de Linares, la de la Vera+Cruz.

A las nueve y media de la noche el sonido del muñidor volvía un año más a ser escuchado en las calles linarenses. Su cruz de guía arbórea iniciaba su discurrir por Julio Burell con ambas aceras atestadas de gente. El recorrido de esta hermandad se basa en la visita a sus dos anteriores sedes canónicas: San Francisco y Santa María.

Los nazarenos de esta cofradía son singulares dentro del panorama cofrade linarense. Al ser una cofradía de silencio, los capirotes son más altos de lo normal. También llama la atención su ancho fajín de esparto.

Como nos tienen acostumbrados, su estación de penitencia se caracteriza por el orden y seriedad. Ningún nazareno puede hablar ni volver la mirada atrás para contemplar a su Cristo o Virgen. El orden en las filas viene marcado por la antigüedad de los hermanos, siendo los más veteranos los que van más cerca del paso.

Como estreno, destacar los nuevos respiraderos del paso de misterio, completando así la talla del paso del Señor de la Humildad.

Enhorabuena un año más a esta hermandad por hacernos recordar lo que es verdaderamente hacer estación de penitencia. Sin duda, un ejemplo a seguir por todos nosotros.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda alguna la procesión más sobria y elegante de nuestra semana santa y la única en la que sus nazarenos cumplen verdaderamente una penitencia. Ojala todas las demás tomaran algo de esta hermandad, enhorabuena

Anónimo dijo...

Realmente, está cofradía podrá llegar a ser todo un referente en nuestra Semana santa. Cada año, está ganando en seriedad y se está sabiendo hacer un hueco importante entre las cofradías de Linares. Una cosa que me llamó la atención es que el número de hermanos está creciendo cada año.
Lo que es una pena, es que debido al día de salida, en las últimas calles de su recorrido, discurre con muy poco público.
Por cierto, ayer fué la mudá de Virgen del Nazareno y me sorprendió la enorme cantidad de personas congragadas para verlo.

DaniRubio dijo...

Una cosa que quiero resaltar. Me parece lamentable que en esta hermandad haya por cada metro cuadrado, como mínimo 2 personas a las que le suena el móvil en mitad.

Por lo demás... conducta ejemplar en todos los sentidos

Saludos

costalero de la paz dijo...

Humildad y Salud, para mi es una de las mejores cofradias de linares ese silencio que te hace pensar recapacitar y a su vez ese paso racheado de los costaleros en el silencio de la noche.
Eso es penitencia.

Anónimo dijo...

soy una linarense afincada en cataluña,llevo 20 años fuera de linares,pero siempre que puedo ,voy en semana santa.este año no he podido ir y me he sentido muy emocionada al encontrarme esta pagina.me ha encantado la saeta,sinceramente,he llorado con ella.me encantan todas las cofradias pero mas me gusta la cercania que me han puesto la semana santa de linares.gracias al responsable de ello.

Gracias a santacenero por su crónica y a todos por vuestros comentarios.
Grabaste la saeta, qué arte, era emocionante ver la espalda llagada y dolorida de mi Señor mientras se la cantaba...y da gusto ver cómo, salvo excepciones, que por fin se nos respeta el silencio, en cuanto a la entrada,cada vez estamos algo más arropados...antes no había nadie.
Un saludo.

Publicar un comentario

Buscador

Archivo del blog

Con la tecnología de Blogger.